Comité Nacional por la Libertad de los Cinco Cubanos

HOME  •  News Updates  •  Calendar  •  Resources  •  Store/Donations  •  Contact Us  •  HOME
Portada  •  Noticias  •  Calendario  •  Recursos  •  Tienda/Donaciones  •  Contáctenos  •  Portada


FBI investigating Posada trial witness' complaint

by Will Weissert
Jan. 28, 2011
Reprinted from AP


EL PASO, Texas -- A key prosecution witness in the immigration fraud trial against an anti-Cuban militant claims a defense attorney has tormented his ex-wife and children.

Gilberto Abascal, a 45-year-old Cuban native whose testimony is important to the U.S. government's case against former CIA operative Luis Posada Carriles, made the accusations in court Thursday after prosecutors complained Abascal was openly weeping in a hallway of the federal courthouse in El Paso.

Abascal has been testifying all week in the trial of Posada, who is accused of lying under oath during federal immigration hearings in El Paso about how he reached U.S. soil, and failing to admit responsibility for planning a series of hotel bombings in Havana in 1997 that killed an Italian tourist.

Posada, 82, faces 11 counts of perjury, obstruction and immigration fraud. He spent a lifetime using violence to destabilize communist political systems and is considered former Cuba President Fidel Castro's nemesi, but he is not on trial for his Cold War past. .

Abascal is central to the government's case because he testified that he was on the boat that traveled to the resort island of Isla Mujeres in Mexico, picked up Posada, and helped him slip into Miami - testimony that contradicted Posada's account to immigration officials that he paid a people smuggler to drive him from Honduras to Houston.

Defense attorney Arturo Hernandez has tried to discredit Abascal by portraying him as a tax cheat who is mentally unstable.

The FBI in Miami on Thursday contacted Abascal's ex-wife to ask about his claims that Hernandez sent subordinates to her home to steal a picture of her and the couple's 23-year-old daughter and 18-year-old son that was shown in court.

Hernandez will be on the stand for a fifth straight session Friday but is speaking to FBI agents in El Paso himself, U.S. District Judge Kathleen Cardone said.

Cardone said Abascal's complaint was a matter for law enforcement, adding "all this behind the scenes is not something that should affect the jury."

The Cuba-born Posada worked for the CIA in the 1960s and helped support U.S.-backed "contra" rebels in Nicaragua in the 1980s.

He also was jailed in Panama for a 2000 plot to kill Castro during a visit there, but eventually pardoned. After arriving in the U.S. in 2005, Posada sought citizenship and submitted to the immigration hearings that led to the current charges against him. He was jailed at a detention center in El Paso but released in 2007 and has been living in Miami ever since.

Cuba and Venezuela accuse Posada not only of the 1997 Cuban hotel bombings, but also of organizing an explosion aboard a Cuban airliner in 1976 that killed 73 people. A U.S. immigration judge has previously ruled that he couldn't be deported to either country because of fears of torture.

Luis Posada Carriles trial: Request for mistrial denied a 3rd time

by Juan O. Tamayo
Jan. 27, 2011
Reprinted from the Miami Herald

EL PASO, Texas -- A key prosecution witness in the trial of accused Cuban bomber Luis Posada Carriles broke down in tears Thursday as he accused the defense of harassing him and his family but denied that he once tried to kill himself.

Gilberto Abascal's outburst underscored his discomfort as defense attorney Arturo V. Hernandez aggressively challenged his credibility by asking dozens of questions about his finances and mental health problems.

Prosecutor Jerome Teresinski accused Hernandez of engaging in a "character assassination" designed "to create a mistrial."

Hernandez moved for a mistrial for a third time since the trial began on Jan. 10. U.S. District Court Judge Kathleen Cardone again denied the motion.

Abascal was found weeping outside the courtroom as the trial was about to resume Thursday afternoon, and was brought inside, without the jury present, to explain his problem.

Crying and blowing his nose on a tissue, he said his ex-wife and two children in Miami had called earlier in the day and told him "they never wanted to hear anything from me ever again."

They told him Hernandez had subpoenaed the ex-wife to testify at the trial and that a family photo the defense introduced as evidence was "stolen," Abascal claimed, by people "pretending to be federal agents."

Pointing at the Miami-based Hernandez, Abascal declared, "He's messing with my family."

The defense lawyer was heard loudly replying, at what was supposed to be a private consultation with Teresinski and Cardone, "I have done nothing except subpoena witnesses."

Cardone told Abascal he could complain to the FBI about the photo, but warned him to watch his words in front of the jury. "I don't expect any more outbursts . . . I will not allow it," she said.

Abascal was the main prosecution witness on the charges that Posada lied when he claimed under oath that he was smuggled from Mexico to Texas in 2005. The witness testified that Cuban exiles smuggled him from Mexico to Miami by sea.

The CIA-trained explosives expert also stands accused of lying when he denied any responsibility for the 1997 bombings of nine Cuban tourist spots, which killed one Italian visitor, and when he denied ever having had a Guatemalan passport.

The clashes continued when the jury returned to the courtroom and Hernandez pushed on with questions about the 45-year-old Hialeah handyman's record of mental health issues.

Reports attached to Abascal's petition for mental disability payments noted he suffered from "paranoia," "psychotic features" and "command hallucinations" -- none of them explained in detail.

Asked by Hernandez if he ever felt persecuted, the witness shot back, "Yes, by you." When the defense dropped a large paper clip, Abascal snapped, "That wasn't my fault."

Abascal at one point claimed he had "nightmares, not hallucinations," and at another acknowledged that he did when he did not take his medicine.

Two of the reports noted Abascal tried to hang himself in 2004 but the witness said he never tried to commit suicide. He lied to the doctors, he said, because he had run out of his medicines, had no money to buy more and needed their help with a quick resupply.

He voluntarily committed himself for one night at the Citrus Hill healthcare in 2004, and has continued to be treated there for the past six years.



Diario de El Paso: La Jueza Cardone en el centro del drama

por José Pertierra
28 de enero de 2011
Tomado de CubaDebate

El Buró Federal de Investigaciones (FBI), por sus siglas en inglés, se movilizó esta tarde para investigar el alegato de Gilberto Abascal, quien aseguró que el abogado de Luis Posada Carriles está hostigando a su familia, a sus amigos y a él.

Abascal es uno de los testigos principales en el caso. Testificó que Posada Carriles le mintió al Departamento de Justicia y al Departamento de Seguridad en el 2005 y 2006, al decir que había ingresado a los Estados Unidos por la frontera con México, cerca de la ciudad de Matamoros, en una camioneta con la ayuda de un coyote. Abascal sostiene que Posada Carriles desembarcó en Miami después de una travesía en un barco llamado el Santrina.


El drama de esta tarde se veía venir. La sala del tribunal está ubicada al final de un largo y ancho pasillo que comienza en la salida de los ascensores. Caminando por ese pasillo podía ver a Abascal, con su traje gris abotonado y apretado, que esperaba en una solitaria silla de madera. Nadie estaba a su alrededor. Lo noté muy perturbado. Para entrar en la sala, tuve que pasar cerquita de él. Me miró y le vi los ojos. Era evidente que había estado llorando. Está prohibido conversar con los testigos y no me detuve. Abrí la puerta y entré en la sala judicial.

El secretario del tribunal tocó el mazo tres veces para anunciar la entrada de la Jueza Kathleen Cardone. Ella preguntó si los abogados tenían algún asunto preliminar antes de avisarle a los integrantes del jurado que pasen y se sienten. En eso, se paró el fiscal principal del caso, Timothy J. Reardon, y lentamente se le acercó al podio. Reardon padece de una cojera al caminar y usa un bastón de madera. Había sido jugador de fútbol en la universidad de Carolina del Norte y se lesionó hace décadas.

“Su Señoría, el testigo está llorando”, le dijo Reardon a la jueza, “y le pido a la Corte que le instruya como comportarse ante el tribunal”. A Reardon le preocupa que Abascal no pueda continuar, porque su testimonio es clave para algunos de los cargos de perjurio contra Posada Carriles. Inmediatamente, la Jueza Cardone pidió que trajeran a Gilberto Abascal. El entró con los ojos muy rojos, la cabeza baja y los hombros caídos. Se sentó en el banco de los testigos y la jueza le dijo: “Sr. Abascal, me parece que usted está perturbado. ¿Me quiere explicar qué le pasa?” ”Arturo Hernández se está metiendo con mi ex mujer y ella me llamó para decirme que debido al hostigamiento, no quiere tener nada que ver conmigo”, le dijo Abascal a la Jueza Kathleen Cardone antes de que convocaran al jurado.

“Se ha metido con mi familia. El Señor Hernández envió un investigador a mi casa para robarse unas fotos de mi ex esposa. Yo no he acosado a su familia, pero él ha acosado a la mía”, explicó el testigo. La preocupación de la jueza en ese momento también era que Abascal no pudiera seguir testificando, porque eso pondrían en jaque la viabilidad del juicio contra Posada Carriles. Le explicó a Abascal que el abogado de Posada Carriles tiene el derecho de hacer todo lo que pueda para defender a su cliente.

Con la voz entrecortada de la emoción, Abascal respondió: “Me voy a defender. Ellos están tratando de intimidar a la gente. Se disfrazan de agentes federales para intimidar a mi esposa y a mis amigos”. Hernández pidió responder a las acusaciones de Abascal, pero explicó que prefería hacerlo en privado. No quería que Abascal escuchara su respuesta. La jueza pidió que se acercara al banco judicial para susurrar su respuesta. También se le acercaron dos de los fiscales: Timothy J. Reardon y Jerome Teresinski.


Una escena surrealista. La jueza inclinada desde la cintura, escuchando a un agitado Hernández suplicar inocencia. Para que los testigos y los observadores no puedan escuchar esas conversaciones privadas (llamadas en inglés, sidebars) entre un juez y los abogados, los tribunales utilizan un silenciador.

Usualmente el traqueteo del silenciador es suficiente para amortiguar el sonido de las voces, pero esta vez escuchamos la agitado voz de Arturo Hernández exclamar estridentemente: “Soy un abogado. No tengo nada que ver con ese tipo. No he hecho nada, salvo enviar citaciones judiciales”. El resto de la convulsiva réplica se extravió con el ruido del aparato.

Concluido el sidebar, la jueza apagó el silenciador y le dijo a Abascal que le estaba instruyendo al FBI que se comunicara con él y con su familia para iniciar una investigación, pero que no podía mezclar ese asunto con el caso pendiente en el cual está testificando. Abascal no estaba satisfecho con eso. ”Quiero que usted logre que Arturo Hernández me devuelva las fotos que me ha robado de la casa”, exclamó. Para que se calmaran los ánimos, la jueza anunció un receso de diez minutos y el fiscal Teresinski salió con Abascal para tratar de tranquilizarlo antes de que resumiera el contra-interrogatorio de Arturo Hernández.

Quizás porque no entendió lo que estaba sucediendo, Posada se levantó de su asiento para hacerle preguntas a su abogado. No se podía escuchar el intercambio, porque ambos conversaban casi en susurros. Hernández le habló algo al oído a su cliente. Posada reaccionó con estridencia: “¡Quién pudiera creer que Arturo Hernández es capaz de estas cosas! Tú eres un abogado de prestigio. Imagínate, unas fotos… ja ja ja”. Su voz se escuchó en claro español desde la primera fila donde estaba yo sentado.


Diez minutos después del receso, volvimos a escuchar los tres toques del mazo que anunciaban la entrada de la Jueza Cardone al Tribunal. Abascal regresó, pero no sabíamos en qué condiciones. Teresinski detrás de él. Antes de sentarse, el fiscal echó una boconada de aire que le salió del alma. La tensión en la corte estaba a flor de piel.

Convocado el jurado a la sala, Hernández inició nuevamente su contra-interrogatorio sobre los expedientes médicos de Abascal. Lo interrogó sobre sus supuestas alucinaciones comando. Estas alucinaciones se caracterizan porque la persona oye voces o sonidos que no existen. A veces obligan a una persona a hacer algo que normalmente no haría. ”¿Usted sufre de alucinaciones comando?”, le preguntó Hernández al aún agitado testigo. ”No”, respondió Abascal. ”¿Usted se siente perseguido?”. ”Sí”, le respondió Abascal, “por usted”.

Igual que había hecho ayer por la tarde, poco antes de la conclusión de la audiencia, Hernández le pidió a la jueza que anulara el proceso contra Luis Posada Carriles. Es la tercera vez que el abogado defensor hace esta petición. La jueza despidió otra vez al jurado y al testigo para poder escuchar libremente la petición del abogado Hernández. “No he hecho nada malo”, dijo el abogado. ”He investigado este caso y he empleado a investigadores para hacerlo. Le he presentado citatorios a ciertas personas para que vengan a testificar en corte”. Hernández trató de establecer claramente su inocencia. Es un delito federal, una felonía, manipular a un testigo. Las sanciones son severas e incluye hasta 20 años de prisión.

“Es palpablemente falso que yo violé la ley o que yo haya entrado furtivamente en su casa para robarme 33 fotos”, dijo. ”Mis investigadores le tomaron fotos y obtuvieron declaraciones de su ex esposa”, enfatizó, “y desde el 2006 nadie relacionado con mi oficina lo ha vigilado”. ”Abascal dijo ante el jurado que yo lo estaba persiguiendo”, se quejó Hernández, “y ellos pueden pensar que es algo que yo haya hecho, pero la idea esa de Abascal se derriba con su propia inestabilidad mental”.

El abogado de Posada Carriles le dijo a la jueza que no está feliz con lo que ha escuchado el jurado y que los fiscales no pueden controlar a su propio testigo. La jueza pacientemente escuchó los argumentos de Arturo Hernández a favor de una posible nulificación del proceso contra Posada Carriles, algo que si lo concediera el tribunal significaría que la fiscalía tendría que comenzar un nuevo caso y todo lo que eso representa en términos de tiempo, abogados, investigadores y dinero, si quieren condenar a Posada.

La jueza rechazó la petición de Hernández, por ahora. Explicó que no existen suficientes razones para pensar que este jurado está parcializado contra Arturo Hernández o Luis Posada Carriles, pese a las acusaciones de Gilberto Abascal. Le recordó a Hernández que la mayoría de las declaraciones de Abascal contra él las dijo sin la presencia del jurado.


Abascal ha estado testificando por cuatro días consecutivos. Mástiempo que se tardó el Santrina en llegar a Miami desde Isla Mujeres, con Posada Carriles a bordo. Si alguien le preguntara a Abascal, estoy seguro que diría que estos cuatro días le han parecido cuarenta.

Mañana continúa el caso, pero Arturo Hernández concluyó su contra-interrogatorio esta tarde. Machacó sobre el hecho de que Abascal le mintió anteriormente al FBI, a la contraloría y al Departamento de Seguro Social. Abascal asumió responsabilidad por eso y dijo que si tiene que enfrentar un proceso penal lo haría, pero está diciendo la verdad al declarar que el Santrina recogió a Posada Carriles en Isla Mujeres y lo llevó hasta Miami, con Santiago Alvarez, Osvaldo Mitat, Rubén López Castro y Pepín Pujol. ”Usted sabe que es verdad”, le volvió a repetir al abogado Hernández. Finalmente, Abascal contó que le había dicho a Santiago Alvarez que tenía mucho miedo. “Él me dio una tarjeta y me dijo que si tengo algúnproblema legal puedo llamar a Koffi Anan.” Creo que quería decir Kendall Coffey, un conocido abogado penalista de Miami, quien anteriormente representó a la parentela lejana del niño Elián González en Miami.

La audiencia concluyó con la noticia de que durante el curso del testimonio de Gilberto Abascal en El Paso, el FBI se había comunicado con su ex esposa en Miami y que la oficina local del FBI en la ciudad floridana estaría dispuesta a conversar con él e investigar el posible acoso que ha sufrido.



HOME  •  News Updates  •  Calendar  •  Resources  •  Store/Donations  •  Contact Us  •  HOME
Portada  •  Noticias  •  Calendario  •  Recursos  •  Tienda/Donaciones  •  Contáctenos  •  Portada